martes, 8 de febrero de 2011

Crónicas de la Ginecomastia

I

Tengo 16 años estoy en un telo con un tipo canoso que dice ser swinger y sexólogo. Está sacado, no deja de mordisquearme todo el cuerpo. Me chupa las tetas hasta hacerme acabar, luego se masturba y acaba también. Se acuesta al lado y respirando agitado me pregunta mientras señala mi pecho con su cigarrillo- ¿hace mucho que las tenés así? Deberías hacértelas ver, parece ginecomastia y puede traer complicaciones. Silencio. Me lleva en el auto hasta la esquina de casa.

Al poco tiempo comienzo a visibilizarme como gay, he bajado 19 kilos en un mes, siento haber perdido mi cuerpo anterior, todo excepto una parte, dos partes. En los boliches me confunden con una torta, crece en mi un profundo rechazo por mis tetas y comienzo a vendarlas, a usar una remera sobre otra remera, sobre otra remera. Gasas y alfileres de gancho que se me marcan en la espalda o cuando me siento. Pruebo con chalecos. Me muero de calor. No me meto más a ninguna pileta. Cojo de pié y sin sacarme la ropa en el túnel de alguna disco. Me juro no ir jamás a un sauna. Sólo encuentro algo de paz en casa donde puedo andar en cueros y una tía abuela costurera me ayuda con el vendaje.

II

Pasan unos años y de a poco me voy soltando, he subido un par de kilos y ya no se me notan tanto, soy como cualquier gordito tetón, aunque sigo sin meterme a ríos o a piletas públicas. Las toallas que caen alrededor del cuello resultan una buena prótesis para mi, me cubren bien pero son efímeras. Cuando transcurre el tiempo y no te quitás la toalla la gente insiste y pregunta – Quitate la toalla. ¿Por qué te la pones así? ¿Qué pasa?. De nuevo a las remeras.

A los 18 conocí a un chico con el que salimos durante un año y medio. La pasamos muy bien juntos durante ese tiempo, me desinhibí bastante con el, le enseñé a chuparmelas. Incursionamos en saunas y para mi sorpresa noté cómo mis tetas atraían a más de uno. Después de haber cortado, un día charlando, me confiesa haber sentido mucha impresión por mis mamas al comienzo. Así (me) las nombra: mamas. Palabra fea si las hay. Otra vez las remeras.


III

A los 19 años me decidí a sacar un turno con el médico para ver si había otro nombre para mis mamas y asegurarme que mi salud no corría ningún riesgo. Una endocrinóloga del Sanatorio Allende (Córdoba) con rostro de profundo dramatismo tomó mis manos y, bajo una cruz de madera que lo observaba todo, me dijo –Antes que nada es muy importante que sepas que esto es un problema muy común, que le pasa a muchos chicos y que tiene solución. No es tu culpa. Yo ahora te voy a pedir unos análisis y si todos los resultados dan bien y no tenés nada podremos operarte en Junio, así para el verano estás listo para la playa. Sonríe y se desconcierta ante mi cara de espanto, la cara de quien no conoce el mar, pero conoce su precio en carne. Me fuí del hospital y jamás me hice las pruebas. Esa misma noche un amante SM me pone unas pinzas en los pezones y me retuerce de placer, pero al otro día no lo dudo y como un adicto vuelvo a cubrirme con remeras. Una, dos, tres, como una cebolla.


IV

A los 21 conocí en un seminario al hombre que cambió la historia de mi cuerpo para siempre. No sólo fue capaz de nombrarlo tiernamente y de ese modo darle la posibilidad de existencia -ya no como patología, monstruo, fantasma o fetiche-, sino que hizo de éste un territorio de celebración, de placer, de batalla y de encuentro.

Y no fue hasta cuatro años después de aquella trágica consulta a la endocrinóloga, que estuve listo para mirar el mar por primera vez, de la mano de Mauro, compañero, soldado y activista. Ambos en cuero como, se supone, uno debe conocer el mar.

V

Por lo demás como me repite una amiga travesti (Diana Sacayán): “Nena, cómo garpan estas tetitas de alpiste, estas tetitas de agua.”


Juan Manuel Burgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada